Páginas vistas en total

domingo, 27 de noviembre de 2011

Mas solo que nunca.





Hace ya poco mas de 24 horas estaba en la Ciudad de México abordando un vuelo a Washington para conectar a Ginebra y finalmente llegar a Barcelona. Hoy la sensación es extraña. Hace dos semanas estuve aquí, acompañado de amigos. Todo era muy diferente. Hoy estoy solo y es curioso recorrer las mismas calles y encontrar por ahí recuerdos que salen al encuentro. Pero me llama la atención darme cuenta de que la mayoría de los recuerdos que me han asediado hoy, son los que me hacen ver que en esta ciudad he estado casi siempre solo. Y peor (o mejor) aún, siempre mi corazón está abrumado de Melancolía o de tristeza. De esa sensación de soledad llevadera, que hace disfrutar y sentir todo de manera exponencial.

Quizás es la sombra de Genet lo que me hace sentir así en esta ciudad. :) no lo sé. Y además... Es domingo! El peor día para mis emociones.

Como siempre, al llegar al aeropuerto busqué el aerobús que luego de dos paradas, me deja a 8 largas cuadras del hotel. La opción es tomar metro o caminarlas. Pero mi corazón, que tiene días en desasosiego necesitaba caminar, además de que el clima del día de hoy por la mañana era de verdad estupendo. Así que recorrí las calles, y pensaba en Barcelona, en su gente, observaba negocios, gente, niños, autos, edificios. Pienso que a veces la memoria es una carga muy pesada para el ser humano. Debemos vivir con lo que tenemos pero a veces es difícil ignorar lo ocurrido. O a veces algo nos recuerda cosas que creímos haber olvidado.

Sigo jalando mi maleta, caminando y con mi mente trabajando. Me siento mas solo que nunca. Y jamás me molestó la idea de estar solo, ahora tampoco me molesta, pero me doy cuenta de que no me gustaría estarlo. Y tal vez por esa misma razón, es justo lo que sigue en mi vida.

Mis pensamientos se ponen en espera cuando paso por una concesionaria VW y me doy cuenta de que hay una exposición enorme del llamado "beetle". Y en la calle había también un desfile del mismo auto. No pude evitar detenerme a mirar, a gente se veía emocionada y además había muchos modelos muy viejos, llamativos y en perfecto estado. Yo miro asombrado las reacciones de la gente que no para de tomar fotos y señalar los modelos que más les llama la atención. Esto es porque aunque en México la producción del "beetle" siguió hasta hace pocos años, en Europa se dejo de vender ya mucho tiempo atrás. Sigo caminando, sonriente y con un pensamiento sarcástico, porque la memoria me sigue haciendo sus bromas pesadas y recuerdo lo desagradable que encuentro esos autos con los que conviví en la niñez, y recordé que mi padre veneraba el suyo mas que a sí mismo.

Mejor seguir caminando. Llego al cruce del Carrer de Valencia, una avenida con amplio camellón en donde hay zona de juegos infantiles, bancas, árboles. Me detengo para mirar a la gente en un domingo casi invernal. Padres jóvenes, niños, perros pequeños, y las señoras de edad que están en el cotilleo, detenidas y manoteando unas a las otras. Me imagino viviendo en España. ¿Cómo sería mi vida? ¿Por qué pienso en eso? . ¿me gustaría? Sigo caminando. Mi cabeza, la soledad y la melancolía se divierten conmigo.

Estoy llegando ya a mi hotel. Ya algo cansado y con sueño. Entro al lobby y los fantasmas me acechan de nuevo. Sólo quiero llegar a mi habitación. Entro a la habitación 806 y lo primero que veo es otro fantasma, uno que por cierto me hizo sentir muy solo.

Ahora son ya las 2am del 28 nov del 11. Ya estoy en cama. Estoy desnudo, así me gusta dormir, me gusta sentirme libre en las sábanas... me gusta sentir en mi piel su frescura. Me gustaría mas sentir en mi piel la mano del ser amado. Hoy me siento más solo que nunca... Y me doy cuenta de que no es eso lo que quiero.

Buenas noches mundo.





-- Desde Mi iPad

No hay comentarios:

Publicar un comentario