Páginas vistas en total

miércoles, 4 de abril de 2012

Para gente con mente abierta

"Una vez que has entregado el alma, lo demás sigue con absoluta certeza, incluso en pleno caos."
Henry Miller
Tropico de Capricornio


Aprovechando que tenemos ya de frente los cuatro días más aburridos de la Ciudad de México, no está mal la idea de entre otras cosas, ir a disfrutar de un buen cine, del cine diferente. Quiero hacer una recomendación y además una acotación importante porque hace unos días, decidí pasar dos horas bajo la oscuridad de las salas de Cinépolis. Y mi experiencia fue definitivamente relatable, no sólo por la proyección, sino por lo vivido dentro y fuera de la sala.

Mis alternativas eran la película de estreno con Líam Neeson ("Un día para sobrevivir") o una película del Reino Unido aunque rodada en Nueva York ("Shame"). Al llegar a la taquilla, tenía disponibles ambas alternativas con diferencia imperceptible de horario. Pero la señorita que me atendía con esmero, intervino ante mi indecisión con el argumento de que la película inglesa, era mala e incluso que la gente se había quejado. Yo miré a la chica, hice algunas preguntas al respecto para poder establecer un juicio de su umbral de conocimientos y criterio, y tratar de ajustarlo al mío.  Así, decidí ver la película "Shame". Y no me arrepiento.

La producción es buena, pero como en todas las historias complejas, podría parecerle "lenta" a aquellas personas que se dejan seducir por películas de acción o de comedia. La música está bien elegida para cada momento. Y la historia, definitivamente creo que debe mirarse con detenimiento. Es muy cierto que nuestro país es uno de los más conservadores (a pesar de lo liberales que parecemos ser), pero me parece también que es momento de poder abrazar la idea de que no toda la gente es igual, y de que cada persona puede encontrar satisfacción en muchas cosas.  Pensar esto, podría ser aceptable, pero cuando se le suma la representación visual, a mucha gente puede parecerle ofensivo.

El personaje principal de la historia, que aparenta ser un chico controlado, eficiente y como dirían mis vecinos...: "decente". Está en realidad, de manera paralela a su vida, atrapado en un cúmulo vertiginoso de sexo hard core (pornografía, videos, revistas, prostitución, clubes de sexo.. etc), de tal manera que le resulta imposible poder pensar siquiera en una relación en donde exista un sexo íntimo, no por dinero.

La película y la historia hacen un buen proyecto fílmico. Es muy gráfico, y muy vergonzoso haber presenciado que las mujeres espectadoras que había en la sala, definitivamente se sentían incómodas, reían nerviosas, hacían comentarios, e incluso hubo algunas parejas que decidieron salir del cine.  ¿Hasta dónde llega nuestro criterio?, ¿hásta dónde podemos tener la capacidad de ser realmente tolerantes, inluyentes y de mente abierta como para escuchar y ver? .  En otros países una de las cosas que menos asustan (sin importar si estamos de acuerdo o no), son las cuestiones sexuales, y hay mucho que contar sobre ellas (aquí dejo un enlace para el que quiera una anécdota similar en el apartado "sexo").
Imagino que si hubiera ido con mi abuela, no le hubiera gustado la película, pero jamás se hubiera salido.

El final?... el final es encontrar en nuestra cabeza lo que goza o sufre un personaje.  La historia, la escencia es lo que importa.



Fernando Palacios
 Sus comentarios, retweets y menciones (que pueden dejar aquí mismo, debajo de estas líneas)... me alimentan.


1 comentario:

  1. Fer!!!!

    estoy totalmente de acuerdo con tu reseña, México parece de repente más abierto de lo que es, y definitivamente se requiere tener una mayor apertura, y contribuir a ello!!! para evolucionar como sociedad, no es que esté mal la sociedad mexicana, pero siempre es importante la autocrítica.

    ResponderEliminar