Páginas vistas en total

jueves, 25 de agosto de 2011

Las Ladies de Polanco y la Anarquía

Anoche tuve la oportunidad de salir en sociedad por nuestra siempre sorprendente ciudad de México. Fui a un concierto con algunos amigos que están en lo último de los acontecimientos de esta megalópolis en la que las historias paralelas nos rebasan, y aproveché para preguntar sobre dos temas que agotan los espacios de las redes sociales, y que yo no acababa de entender muy bien. Uno de ellos es el ya tonto asunto de Ninel, que a nadie le interesa mucho sobre todo porque no son sorprendentes las chispas de ignorancia a cualquier nivel en este país. Y el otro, era algo que me llamaba mucho más la atención pues incluía palabras como: Azalia, asalariado, y televisa.

Así que pregunté al calor de un whiskey pre-concierto, y me explicaron algo que no podía creer, hasta que ví el video y entendí el asunto que está en boga, que es "Las ladies de Polanco". Hoy por la mañana hice más investigación y entré también al Tweeter de @azalialanegra para ver lo que ella tenía que decir y además me detuve a analizar lo que a todos los mexicanos parece indignarles.

Con igual indignación aunque por distintos motivos, me parece que aquí hay cosas que se están perdiendo de vista y que son preocupantes. Me parece que la mayoría de los mexicanos que están haciendo alboroto al respecto deberían preguntarse si es que el término "asalariado" es peyorativo. Aunque bien es cierto que la mujer en cuestión lo utiliza como un insulto, ser asalariado per se, no representa absolutamente ninguna vergüenza. El grueso de la población de México Y del mundo, es asalariado, incluso @azalialanegra, como ella lo menciona en sus tweets. Así que basta de ese tema.. que además, ser asalariado no representa ni más ni menos desventajas que no serlo. Los asalariados tienen seguridad en su ingreso, que los que no lo somos, no tenemos. Todo tiene un precio y un riesgo. Y el riesgo no todas las personas están dispuestas a correrlo.

Pero el problema que yace en toda esta situación, es mucho mayor y de índole de legitimidad de la autoridad, de discriminación y de cuestiones de género. Trataré de explicarme, pero aunque es divertido ver a Azalia gritar y decir las vulgaridades que (aceptémoslo) a nadie le sorprenden viniendo de su negra boca, lo que no es divertido es que por el hecho de ser mujeres, los policías no sólo permiten y reciben sus insultos, sino además sus agresiones físicas, y por último, nadie resulta detenido en ese hecho que está violando el respeto no solo de cualquier ciudadano, sino también de la autoridad. Autoridad que eficiente o no, es la autoridad que legítimamente debe prevalecer, porque dónde no hay orden, lo que domina es la anarquía. Y esa noche se demuestran claramente tres cosas:
  • El machismo de nuestro cuerpo policial. Pues sin importar el género de las personas, aquellas que aceptan vivir en esta ciudad, tienen que convivir con sus reglas y sanciones, con sus respectivos derechos y obligaciones, y una de tantas obligaciones es aceptar la revisión de alcohol ingerido, además, por la seguridad de nosotros mismos. Al violentarse de esa manera, negarse a pasar por la prueba que evidentemente fallarían, los policías debieron haber detenido en desacato a esas personas y llevarlas detenidas. ¿Hubiera ocurrido lo mismo si dos hombres insultan, agreden fisicamente a los policías y se retiran del lugar?. No lo creo. Esas personas, y sobre todo ahora, con un video de prueba, y habiendose identificado a las atacantes, deberían estar detenidas. Es increible que por no haber policías femeninas en ese momento, nadie haya hecho nada.
  • El hecho anterior es también una muestra de discriminación de género, que en este país parece ser tan arraigado. Las mujeres son intocables para todo, ellas lo saben y asumen que toda cortesía debe ser garantizada tan sólo por su condición femenina. Hay también una discriminación hacia lo que en la cabeza de la mujer que insulta al policía hay como "asalariado", y esa discriminación, a dónde conduce es a nada más que a burlar a las autoridades.
  • Anarquía. Es responsabilidad de los mexicanos responder a nuestras autoridades y cumplir con nuestras obligciones de ciudadano, así como asumir y reclamar los derechos. Pero si nosotros, los ciudadanos que nos quejamos de inseguridad, somos los primeros en hacer o celebrar la burla de autoridades tan sólo porque no tenemos una pistola con nosotros, o porque no nos "consideramos" los malos de la película, entonces, ¿quién puede creer que los verdaderos delincuentes han de responder a la policía?..
La policía de la ciudad debió haber detenido a esas personas, los policías demostraron cobardía, han quedado en ridículo y es indignante que dos mujeres cualquiera, hayan librado la detención.

La sociedad debería exigir que esas personas estén detenidas.

Y por si no han visto el video, y quieren además la explicación de López Doriga.. aquí está, en este link.